Preparando un plan de negocios para carne de vacuno en granjas de leche

Escrito por Mandy Schmidt para Progressive Dairy, EE.UU.

Dirigir un negocio sin un plan es como hacer un viaje por carretera sin indicaciones. La pasión sin rumbo puede conducir a algunos caminos interesantes, pero no le llevará a su destino de forma rápida o eficiente. Adoptar un enfoque tan caprichoso podría poner en peligro su medio de vida.

La utilización de semen de vacuno en las explotaciones lecheras se ha convertido en una estrategia cada vez más popular. Sin embargo, necesita estar alineada con su plan de negocios personalizado. Un método no funciona de manera rentable para todos.

La cantidad de semen utilizado, qué vacas o novillas se inseminan con semen sexado y el número de animales de reemplazo necesarios son siempre específicos de cada rebaño. Además, el plan necesita ser monitorizado constantemente debido a factores ambientales variables, como las tasas de reproducción y sacrificio, y las pérdidas por mortalidad de animales jóvenes.

Conozca su mercado

Antes de lanzarse a la producción de cualquier nuevo producto, como los terneros de cruce industrial, evalúe la capacidad de comercialización del producto. Hoy en día, los terneros de cruce industrial tienen valor añadido en la mayoría de las regiones. También es por todos conocido que los ciclos cambian.

Los cambios en el mercado de la carne de vacuno afectarán al valor de esta creciente población cruzada. A medida que aumente la oferta, los compradores de ternera serán más selectivos. Un ternero con una capa negra no necesariamente lo hará merecedor de un mayor precio. El uso de “semen barato” podría terminar saliendo caro, a corto y largo plazo, si los terneros no tienen valor o si los propios toros no son evaluados adecuadamente para su uso en ganado lechero.

Un toro sin datos de fertilidad o rendimiento del parto podría costarle dinero a su explotación por las vacas que no conciben o tienen problemas durante el parto. A largo plazo, los terneros cruzados necesitan ser competitivos en el rendimiento del corral de engorde y en la calidad de la canal. Los toros de carne de vacuno genéricos no son lo suficientemente buenos para el saturado mercado en el que va a entrar. Utilice la genética de la carne de vacuno diseñada específicamente para crear terneros de cruce industrial optimizados para obtener carne de vacuno en explotaciones de leche.

No se exponga a fracasar en el mercado nueve meses antes de tener un producto que ofrecer.

Las razas de alto rendimiento, resultantes de toros de alto rendimiento, seguirán siendo atractivas. Sea prudente si se le pide que produzca terneros para un programa de especialidad de un solo comprador. A menos que se contraten, esos terneros de poco atractivo pueden ser una responsabilidad si el comprador ya no está interesado en el producto. La industria de los engordadores espera un rendimiento consistente, que puede lograrse con una genética desarrollada y de probada eficacia.

El control de calidad en la granja, más allá del uso de la genética superior, es otro aspecto para asegurar que los compradores quieran sus terneros. El cuidado de los terneros y los protocolos de los establos de cría son tan importantes para estos nacimientos como los futuros reemplazos de su rebaño. Además, tenga cuidado de que la identificación del padre sea precisa. Con demasiada frecuencia, las terneras lecheras negras, especialmente las de los rebaños cruzados, pueden ser mal identificadas como terneras de carne cruzada. Asegúrese de que su marca esté protegida y que se conozca su reputación como fuente de terneros de carne superior.

Analice cuándo tiene más sentido vender sus terneros cruzados. Para algunos productores, vender al día siguiente es la mejor opción. Otros con instalaciones y recursos de alimentación adecuados pueden optar por criar a los terneros, si se puede hacer con un costo económico rentable. Otra consideración es mantener la propiedad de los cebaderos para el acabado personalizado. Si bien esto puede ser una oportunidad para agregar aún más valor, existe una responsabilidad continua por el riesgo de pérdida de mercado y de muerte con estos modelos.

Ni poco, ni mucho

Al usar semen sexado, las explotaciones lecheras ya no necesitan preguntarse si pueden producir un suministro adecuado de novillas. La nueva pregunta es qué número de novillas se necesitan para reemplazar las vacas sacrificadas del rebaño y maximizar la eficiencia. Recordemos el cuento infantil Ricitos de Oro y la búsqueda del equilibrio; sin escasez ni exceso, pero justo lo necesario. Ahora piense en el principio de Ricitos de Oro como un fenómeno económico: Los artículos deben caer dentro de ciertos márgenes para alcanzar este equilibrio económicamente “justo”.

¿Cuánto costó su programa de novillas el año pasado? ¿Cuál es el valor de reducir esta partida del 10 al 20 por ciento? Menos novillas significa menos recursos de mano de obra, instalaciones y alimentación. Sólo porque puedan producir muchas novillas con semen sexado, no significa que deban hacerlo.

Midiendo los precios futuros de las novillas, es optimista asumir el ciclo de los mercados, pero también debemos recordar que la tecnología sigue mejorando. La introducción de la tecnología de semen sexado, complementada con mejoras en la gestión de las granjas, como la reproducción y el cuidado de las terneras, ha impactado directamente en el número de novillas disponibles en el mercado.

Los productores pueden producir más novillas, más rápidamente, que nunca antes. A menos que tengan un mercado realista para vender el exceso de reemplazos en el que se recuperen todos los gastos de producción, existe un beneficio de costo por no hacer novillas extras. No caiga en la tentación de desperdiciar recursos en novillas que no necesita siguiendo los tres pasos que se enumeran aquí (derecha) para determinar el número de novillas ideal para su granja.

Determinar la trayectoria profesional de cada miembro del rebaño

No todas las novillas o vacas tienen el mismo papel en su programa de reemplazo. El ganado de baja genética no debería contribuir con su genética a la siguiente generación. Mientras aún producen leche y generan ingresos durante su vida productiva, criarlos para cruzarlos con semen de carne hace que su genética sea terminal. Sus crías son más valiosas como cruce de carne en vez de reemplazos no rentables.

Cuesta lo mismo criar una ternera de baja genética que una ternera de alta genética. Sin embargo, la novilla genética superior le revertirá beneficios más rápidamente. Segmente sus hembras para la cría con semen sexado basado en la rentabilidad futura esperada para su rebaño. No le gustan todas las vacas de su rebaño por igual. No haga que la próxima generación sea igual.

Realice una auditoría genética para identificar las hembras de mayor rendimiento de su rebaño, basándose en los rasgos genéticos y las tendencias. Cuando la gente intenta tomar decisiones usando las tendencias genéticas de la industria sin mirar sus datos específicos, tendrán suerte o se equivocarán. El uso de un índice de clasificación personalizado crea un progreso equilibrado con una correlación directa a las necesidades de la rebaño.

Las entradas para una clasificación de índice personalizada dependen de los datos disponibles. Si la información del pedigrí es precisa, los rasgos genéticos promedio de los padres pueden ser lo suficientemente buenos. Los promedios parentales son mejores cuando se utilizan para agrupar poblaciones de hembras, por ejemplo, para encontrar el grupo de alta y baja genética. No se podrá determinar de manera fiable cuál es exactamente la mejor o la peor novilla de forma individual.

Las pruebas genómicas aumentan la fiabilidad y son especialmente útiles para los rebaños con información limitada sobre el pedigrí. Las capacidades de transmisión predictiva (PTA) de genómica merecen especialmente la inversión si el error que puede cometer utilizando sólo promedios parentales vale, para su operación, el costo de las pruebas.

Después de clasificar las hembras, el paso final es implementar un plan lógico y fácil de entender con sus técnicos de cría. Un diseño elaborado sobre el papel no tiene sentido si los criadores no pueden ejecutar el plan con precisión. Las estrategias de cría complicadas también pueden afectar a otras áreas de rendimiento, como los periodos de encierro. A menudo, una clasificación por percentiles o la designación de un código genético es el método más lógico.

Revise sus objetivos genéticos con un asesor genético para determinar qué es lo que tiene más sentido para su operación. Para muchos rebaños con excedentes de novillas que provocan cuellos de botella en su operación y traen consigo costos de cría innecesarios, la decisión de realizar cruce industrial puede ser fácil.

3 pasos para determinar el número de novillas objetivo

Consultar con un asesor genético y reproductivo para equilibrar las necesidades del inventario de novillas. Su plan de negocios tendrá añadidos no ajustados con los cálculos generales. Sin embargo, el concepto básico es trabajar hacia atrás a partir de los reemplazos de rebaño necesarios para encontrar el número correspondiente de preñeces.

Paso 1

Determine la tasa de reemplazo y el tamaño del rebaño para optimizar la eficiencia de la instalación. La tasa de reemplazo ideal será única para el alcance de la operación. Los objetivos de mantener, expandir o reducir el tamaño del rebaño también deben ser considerados. Para mantener el tamaño del rebaño, el número de novillas primíparas que se deben reemplazar anualmente debe ser igual al número de vacas lecheras que salen en el mismo período de tiempo.

Paso 2

El número de novillas disponibles para criar depende de la tasa de reemplazo; se tienen en cuenta las muertes durante el parto, la mortalidad de los animales jóvenes y los nacidos muertos. Incremente el número de novillas a parir con el número de novillas perdidas. Este es el número de novillas que necesita producir anualmente.

Paso 3

El número de novillas nacidas en un año se ve afectado por el género de las preñeces obtenidas y la rapidez con que las vacas se preñan. Los elementos que afectan al intervalo de parto, como las tasas de aborto y las tasas de concepción, deben reflejarse en su plan. También es posible que desee evaluar los niveles de riesgo de estrés por calor en verano, complicaciones en la cría de terneros u otros problemas de cría.

Publicado originalmente en Progressive Dairy

Contenidos Similares

Encuentre a su vendedor local