LA CARTERA DE INVERSIONES GENÉTICAS DE SU REBAÑO

Hijas Sexcel de 29HO17457 Goonhilly ELIJAH
Hijas Sexcel de 29HO17457 Goonhilly ELIJAH

Publicado por Mandy Schmidt en Progressive Dairy (19 de abril de 2022) y en Vaca Pinta.

A diferencia del mercado de valores, en el que se puede recuperar algún efectivo de una mala inversión, las malas decisiones genéticas se quedan en el rebaño y permanecen en el establo durante varias generaciones.

Es por eso que se deben evaluar cuidadosamente los rasgos genéticos con el mejor retorno de inversión para obtener ganancias tanto a largo como a corto plazo. Esto se debe en parte a que, en el campo de la genética, uno más uno es igual a tres. Cuando realizamos un acoplamiento, no estamos creando solo una cría. La genética es acumulativa y seguirá transmitiéndose dentro del rebaño. Es por eso que la selección genética debe crear activos que deseemos que entren en la sala de ordeño en los próximos cinco a diez años y más.

Si se elige correctamente el perfil genético que nos interesa en nuestra explotación, se pueden esperar mayores beneficios gracias al aumento de los ingresos o a la disminución de los gastos. La inversión en semen suele ser inferior al 1% de los gastos totales de explotación, pero la influencia genética puede ser responsable de hasta el 50% del rendimiento de una vaca. Esto supone un gran beneficio con un gasto inicial mínimo.

Estrategia

El objetivo de todo el mundo deberían ser las vacas de «ingresos pasivos»: vacas capaces de una alta productividad con una intervención mínima.

Mientras que el mercado de la leche puede crear proyecciones de ingresos turbulentos y los costos de las materias primas pueden fluctuar, las categorías a las que se destinan la mayor parte de los gastos permanecerán más o menos iguales. ¿A qué se destina la mayor parte de su cheque lechero? Típicamente, van a las categorías de alimento, mano de obra, programas de reemplazo de novillas y suministros. Es por esto por lo que debemos priorizar el progreso genético en los caracteres que influyen económicamente en estas áreas.

Crear conexiones rentables

La moderna recopilación de datos genéticos ha permitido disponer de docenas de rasgos genéticos del ganado lechero. Sin embargo, el hecho de que el rasgo exista y aparezca en los catálogos no significa que vaya a aportar valor a todo el mundo. Debemos ser críticos con los rasgos que se están seleccionando. Los rasgos que se seleccionen deben ganarse un lugar en el programa de cría por su rentabilidad para la ganadería.

He aquí algunos ejemplos de conexiones entre la genética y rentabilidad:

Ahorro de alimento (FSAV)

Incluso con un peso corporal y un tamaño similares, algunas vacas son más eficientes a la hora de convertir el alimento en leche. El FSAV representa la cantidad de alimento (en libras) que se espera ahorrar por lactación por encima o por debajo de la media de la raza. Los valores más altos son deseables para aumentar la eficiencia. Además de una reducción de los gastos de alimentación, este rasgo nos ayuda a reducir la producción de estiércol y gases de efecto invernadero.

Vida productiva (PL)

No debemos quedarnos cortos en invertir en este rasgo. La mayoría de las vacas no amortizan la inversión que se realiza en la recría hasta la segunda lactación. Seleccionar para una mayor PL es elegir vacas con una predisposición genética a durar más tiempo en su fase positiva de flujo de caja. La genética de larga duración implica menor rotación del rebaño, no se necesitará invertir tanto en reposición y además, un mayor porcentaje del rebaño está libre de coste y genera ingresos.

Puntuación de células somáticas (SCS) y rasgos de transición (mastitis, cetosis, resistencia a la metritis)

La salud de la ubre y un sistema inmunológico fuerte mantienen a las vacas fuera de la enfermería. Las vacas que evitan los tratamientos no sólo reducen los gastos relacionados con los suministros de tratamiento, sino que los recursos de mano de obra no dedicarán un tiempo valioso a las vacas enfermas, por no mencionar la pérdida de ingresos de la leche no vendible.

Tasa de Preñez de las Hijas (DPR), Tasa de Concepción de Novillas (HCR) y Tasa de Concepción de las Vacas (CCR)

Criar más novillas de las necesarias es un gran gasto, pero también lo es mantener y alimentar a las novillas más tiempo de lo necesario debido a la baja fertilidad. Poner el foco en una genética fértil, nos ayudará a mantener un flujo de novillas a través del proceso de recría a un ritmo controlado, uniforme y promediar menos días de alimentación. Del mismo modo, las vacas que se reproducen de forma eficiente permanecen en el rebaño durante más tiempo, lo que reduce las necesidades de reposición y eleva el margen de beneficios, ya que las vacas pasan más tiempo en torno al pico de leche, donde los ingresos sobre el coste de alimentación son más altos.

Gestión de la inversión en genética

La forma más eficaz de progresar de forma equilibrada en los rasgos genéticos prioritarios para un rebaño es a través de un sistema de clasificación en base a índices personalizados. Esto clasificará los animales portadores de perfiles genéticos con mayor impacto para su granja. Los índices estándar de la industria son un gran punto de partida, pero es importante tener un índice con una asignación centrada en las necesidades genéticas de su explotación. La mejor productora en Mérito Neto (NM$) de su rebaño no significa mucho si los rasgos en NM$ no se alinean con las necesidades genéticas de su rebaño.

Dentro de su índice personalizado, no debemos exagerar el número de rasgos que incluye. Sólo se deben seleccionar unos pocos rasgos para aumentar la intensidad de la selección en sus áreas críticas. Demasiados rasgos en su índice diluirán el énfasis y ralentizarán el ritmo general de progreso. Debemos evaluar objetivamente cada rasgo dentro del índice customizado basándose en el valor para la salud financiera de su granja.

Ser rápido

¿Cómo de centrado está en sus objetivos genéticos y en qué nivel de genética se siente cómodo invirtiendo?

Para un progreso genético más rápido, debemos ser coherentes con el índice genético. Sólo se debe reajustar periódicamente según sea necesario para que se adecúe a los objetivos del rebaño en evolución. Este índice también se debe emplear para clasificar tanto a las hembras con resultados genómicos o promedios de padres como para la selección de toros.

Tampoco se debe caer en la mentalidad/tentación de la selección por un solo rasgo fenotípico. Así, si un semental es excelente para un solo rasgo (producción de leche, por ejemplo), pero no se clasifica bien en su índice personalizado, táchelo de su lista de I.A. Podría estar introduciendo involuntariamente genética perjudicial para áreas clave. Un índice de rasgos múltiples le ayudará a evitar esto.

Supervise el progreso genético. Hay que asegurarse que el plan genético diseñado se está aplicando y las auditorías genéticas regulares son esenciales para un plan genético exitoso.

Además de gestionar la calidad a nivel genético de los sementales, sea también selectivo con las hembras. El uso de un programa de cruce industrial con fines específicos evitará que las hembras de baja genética contribuyan a su futuro rebaño con un cruce terminal.

Por último, no lastre su inversión. El rendimiento de las vacas es una combinación de fenotipo y genotipo. Su entorno debe ser favorable para la expresión genética. Considere la posibilidad de que un consultor técnico externo recorra su explotación con un par de ojos nuevos para identificar las áreas de oportunidad.

Conclusiones

No es necesario ser un gurú de la genética para tomar decisiones acertadas de inversión genética. No es necesario memorizar la heredabilidad de cada rasgo o ser capaz de recitar los más de 40 rasgos incluidos en el NM$. Lo que sí necesita es conocer las tendencias de los ingresos y los puntos conflictivos de los gastos de su explotación lechera. Usted es el mayor experto en las eficiencias e ineficiencias de su explotación; comuníquelo a su asesor genético. Deje que ellos guíen su inversión hacia los rasgos que le ahorrarán tiempo y dinero.

Mandy Schmidt
Mandy Schmidt Especialista en Servicios Genéticos de ABS América del Norte

Contenidos Similares